jueves, 14 de octubre de 2010

Caos de ideas viajeras

"La antropología nació del viaje"

Dijo un hombre con apellido de marca de jeans en un libro que destila un tufo etílico. Groso, Lévi-Strauss. ¿Pero a donde va ese ojete cuando llueve? De en serio, quiero saber. Cuando algo te llueve, te pinta y te vas a la mierda, generalmente en verano.


¿Qué es lo que te motiva a mover el ojete y partir hacia algún lugar?

Algunos dicen "para recargar pilas"
Otros "para conocer nuevos lugares"
Otros "para probar suerte"
Algunos otros para "buscar nuevas oportunidades"
Y un largo etcétera.

Creo que mi afición por viajar es eso, un poco de todo. Pero sobre todo es "viajar por viajar en sí".

Por eso siempre me la di de pseudo-mochilero... y digo "pseudo" porque mas que alguna otra vez me cansé y me decidí a tomar un bondi por ahí... bah, la mayoría de las veces. Y si me preguntaban

_ Ah, estuvistes en ******

Yo decía

_ No, conocí ****. Pero no estuve

Porque "estar" y "conocer" son cosas diferentes. Sí, saqué la puta foto turista con el paisaje de fondo. Tengo una foto con un nativo que prueba que estuve ahí hipponeandola.

Pero no "estuve". No estuve ahí viviendo el día a día con la gente, no estuve trabajando, no tuve que ingeniarmelas para sobrevivir un tiempo ahí.

No. Pasé un par de días y seguí mi camino. Porque creo en parte el hecho de viajar de mochilero conociendo diferentes lugares en poco tiempo (y por poco tiempo me refiero a un lapso de 2 a 7 días promedio) te lleva a estar en un estado de shock y ansiedad permanente por mover el culo y "conocer" otras cosas. Y es esa sensación de bajar del bondi/camioneta/loquefuera, llegar a la nueva ciudad/pueblo y estar como un nene en una fábrica de papas fritas berretas.

Pero ¿Quién se bancaría un año viviendo en Bucarest, por tirar?

No hay comentarios: