sábado, 31 de mayo de 2008

¿Quién dijo que la antropología era aburrida?

En Antropología tenemos un caballito de batalla llamado "trabajo de campo": básicamente, convivir durante un prolongado período de tiempo en una comunidad o grupo, observarlos, hacer entrevistas, indagar sobre lo que nos interesa, etcétera.

Hete aquí algunas cosas que suceden en dicho proceso:


Después de dar cuenta de varias cervezas, el australiano me reveló que en los dos años largos que llevaba de viaje nunca había gastado más de cincuenta peniques diarios, cosa que me dejó lógicamente impresionado... hasta que lo vi largarse sin pagar las consumiciones.

(...)
El comandante del puesto de policía procedió a inspeccionar detenidamente mis documentos. Se mostró abiertamente disgustado mientras yo trataba de exponer la naturaleza esencial de la tarea antropológica. 'Pero para que sirve?', preguntó. Ante la alternativa de darle una versión improvisada de la asignatura Introducción a la Antropología o algo menos denso, repliqué sin mucha convicción: 'Es mi trabajo'.
(...)

Cuando subí a mi Peugeot 404 pronto se subieron otros siete dowayos. No les entusiasman los viajes, y al cabo de diez minutos ya había tres o cuatro vomitando con gran deleite en el interior de mi automóvil; por supuesto, ninguno de ellos se molestó en utilizar la ventanilla.

(...)

Me levanté y le estreché la mano cortesmente al jefe: "Disculpeme -dije-, tengo que guisar un poco de carne". Al menos eso intenté decir, pero debido a un error de tono declaré ante una perpleja audiencia: "Disculpeme, tengo que copular con el herrero".

(...)

En lo que se refiere a "vivir en armonia con la Naturaleza", a los dowayos les quedaba mucho camino por recorrer. A menudo me reprochaban el no haber traido una ametralladora de la tierra de los blancos para poder asi erradicar las pateticas manadas de antilopes que todavia existen en su territorio


Nigel Barley. "El antropólogo inocente"

viernes, 30 de mayo de 2008

Qué frrrrrrrrrrrrrrrrrío

Ahora que en Buenos Aires hace 3º de sensación térmica, a uno le vienen las ganas de clavarse un whiskyto o una copita de anís antes de salir a la calle.

Ahora entiendo porque los rusos toman vodka como agua, es por el frío.

Pero eso no me explica un carajo por qué los esquimales son abstemios.

lunes, 26 de mayo de 2008

El típico link youtubero de la semana

YouTube ya forma parte de nosstra vida cotidiana. Chusmeando y pasando de video en video, encontré la siguiente canción de Steve Vai, con un jovencísimo Devin Townsend en voces.



Si a YouTube le garparan 10 centavos por cada bloggero que le linkea un video...

domingo, 25 de mayo de 2008

Meo Barrio

Es muy loco, pero el 80% de la gente con la que uno habla (ya sea de Zona Sur, Zona Oeste, Palermo, Ranelagh o Caballito) tiene algún familiar o conocido viviendo en Villa Ballester.

(El cuadrado amorfo naranja: Villa Ballester. Click para ampliar)

sábado, 10 de mayo de 2008

Frase sabia

He visto que en el msn, la mayoría de los cibernautas se ponen frases poéticas, reflexivas, filosóficas o como carajo quieran llamarle...

... Así que me sumo a la corriente. Creo que la siguiente frase resume mi fin de semana de una manera increíble; pero es muy larga para msn así que la mando aquí:

"Algún día puede que recupere mi libido. Hasta entonces, si tenés ganas de que pase algo conmigo, lo máximo que te puedo ofrecer es traspaso de proteínas por osmosis, y solo si morfé bien. Conozco mis limitaciones."

Lupine Wolf

martes, 6 de mayo de 2008

Bitácora del Viaje al NOA (III y FINAL)

Miércoles 17 de Octubre: Con mi nuevo compañero de viaje Nahuel nos levantamos tipo 9, armamos las mochilas, desayunamos en el hostel y nos vamos para la ruta a hacer dedo con destino a Humahuaca. Estamos allí hasta el mediodía (vemos a Chucky con su auto), nos levanta un médico en su camioneta.
Llegamos a la plaza de Humahuaca. Ahora… a buscar la “casa de Lily”, una señora que vive junto a su familia en los barrios bajos, ya que tengo en posesión una carta+fotos que le envia Marion, una amiga del Bachillerato, que estuvo allí en enero y forjó una relación muy especial con la familia.
Buscamos la casa. Nos guiamos por la ayuda de la gente del lugar, hasta que encontramos la calle “Castulo Aparicio, 3ra casa, S/N”. Es acá! Nos presentamos como amigos de Marion y nos recibe Marcos, uno de los hijos de Lily; más tarde conocemos a la familia completa y almorzamos juntos. Voley con la hija de Lily.
Hacia la tarde nos vamos con Nahuel a recorrer Humahuaca. Visitamos la Iglesia, el Monumento a la Independencia e intentamos sin éxito llegar hasta la cima de un cerro desde donde se ve todo el pueblo. Charla con francesa veterana. Descansamos en una plaza y planificamos el día siguiente de nuestro viaje, destino: Iruya. Sacamos pasajes para el jueves a la mañana.

Volvemos a la casa. A la noche recorremos junto a la hija diferentes almacenes en busca de masa de prepizza para cocinar unas pizzas… luego de una ardua búsqueda encontramos. Dormimos en casa de Lily.
Jueves 18 de Octubre: Por la mañana, desayunamos y vamos con Nahuel hacia la Terminal. Lily dice que no hay drama con el pago de la estadía, que le paguemos cuando volvamos de Iruya.
Viaje en colectivo hacia Iruya, 2 horas. Ascendemos hasta los 4000 metros de altura y luego descendemos a los 3000 metros. El paisaje es INCREIBLE

Llegamos a Iruya. El pueblo es INCREIBLE. Encontramos un hostel por… por $7!!! Almuerzo de fideos e incidente con el ají puta parió.

A la tarde, emprendemos caminata hasta San Isidro, el pueblo más cercano (5 horas de caminata). No llegamos.

Recorremos Iruya. El mirador. El cementerio. Las callecitas. Y lugares para morfar.

Reviso mi capital: ESTOY AL LIMITE. $30 para dos días (o sea: hospedaje y comida en Iruya + Viaje a Jujuy Capital + Estadía en Jujuy Capital). Sacamos pasajes para volver a Humahuaca para el día siguiente.
En este momento crítico… aparecen LOS SALVADORES. Nahuel se encuentra con una pareja de franceses (Marc Liotard y Maria Luisa Meheust) que conoció en Cafayate. Vamos a cenar los 4. Luego se suma una pareja de austríacos (Kerstin Gegenbauer y el flaco que ni idea como se llamaba).

Consigo revender mi pasaje a una señora. Nahuel me paga la cena. Los franceses acceden a llevarme hasta Jujuy Capital en su auto… ALELUYA!!! Sobrevivir es posible!
Viernes 19 de Octubre: Por la mañana, Nahuel toma el colectivo hacia Humahuaca y de ahí sigue su camino hasta La Quiaca. Despedida emotiva al grito de “Io soy Terán!” (hasta el día de hoy mantenemos el contacto… con cartas, regalos y toda la onda). Me encuentro con la pareja de franceses en la puerta de la Iglesia de Iruya.
Parada en Humahuaca. Ellos se van a almorzar. Yo paso por el puesto de Lily para pagarle la estadía. Me regala una bolsa de maíz inflado y regalos para Marion. Ese maíz es mi almuerzo!
Seguimos viaje hasta Jujuy Capital. Me despido de los franceses. Nuevamente solo en Jujuy Capital. Tengo solo $20. Búsqueda infructuosa de algún albergue de mala muerte para pasar la noche, ya que tengo pasajes para el sábado por la mañana. No encuentro nada, y lo que me ofrecen es realmente deprimente. Tras una hora de búsqueda, encuentro alojamiento por $15 en “Hospedaje Castaneda”, de una vieja loca donde habitaban obreros… nunca me olvido lo que me dijo: “Cuida tus cosas que acá nadie se hace cargo de lo que te pueda faltar”.
Voy a despedir a Maria Luisa y Marc a la Terminal. Ceno un lomito con la última plata que me queda.
Noche de terror en el Hospedaje. Realmente creí que me iban a robar… escuché comentarios del tipo “Ah! Acá está parando el porteñito”.
Sábado 20 de Octubre: Por la madrugada me levanto, desayuno lo último que me queda de comida (maíz inflado) y voy rumbo a la Terminal. Allí me encuentro con Inés y viajamos juntos de regreso a Buenos Aires.
FIN

jueves, 1 de mayo de 2008

Bitácora del Viaje al NOA (II)

Viernes 12 de Octubre (continuación): Agarro mi mochila y luego de la fiesta me voy totalmente ebrio y mochila al hombro hasta la plaza de Jujuy a encontrarme con Inés y su amigo, el cual no pudo venir porque se había tomado hasta el agua del florero. Caminamos hasta la Terminal y tomamos el micro rumbo a Purmamarca.
9 AM: arribo en Purmamarca. Quedo fascinado con el lugar, es místico: callecitas de tierra, una plaza y 9 cuadras alrededor de ella. De fondo, el Cerro de los 7 Colores. Consigo un hostel por $15 (Mamacoca) y emprendemos el recorrido por el Cerro. ALUCINANTE. No hay palabras para describirlo, así que no me rompan las pelotas.

Almuerzo con Inés y unos chicos de La Plata muy buena onda. A eso de las 3AM, llega el amigo de Inés con otra piba (sisi, lograron despertarse). Nuevamente recorro el Cerro, pero en sentido inverso.

Ellos se vuelven a Jujuy Capital, porque tienen otro recorrido planeado. Me quedo solo en Purmamarca. No me cae bien ninguno de mis compañeros de hostel, en especial al pelotudo que se puso a armar porros arriba de mi cama. Angustia. No ceno porque no tengo plata.
Sábado 13 de Octubre: A la mañana temprano, me despierto y me preparo un té de coca que me regaló Inés. Emprendo caminata de 3 km rumbo al cruce de la ruta para hacer dedo hacia Maimará. Bendita y maldita soledad.
Hago dedo durante 2 horas y no pasa nada. ¿Qué hago mal? Un auto me lo señala: no hay banquina detrás de mí. Camino 100 metros hacia otro lugar. Una camioneta de pueblo frena. Mi primer dedo! Aleluya!
Llegada a las puertas de Maimará y nueva caminata buscando alojamiento. Almuerzo de empanadas en una casa-restaurante. Después de 3 horas de búsqueda, encuentro una casa de familia reacondicionada tipo hostal. $12. Me quedo.
Reviso mis mensajes de texto en el celular: Descubro el mensaje que le mandé a mi enamorada cuando estuve totalmente ebrio. Reviso mi plata: tengo solo $130 para 8 días. No tengo plata para comprar morfi: solo me alcanza para medio kilo de pan… y que me dure dos días. Miro a mi alrededor: estoy completamente solo en Maimará, soy el único turista. Día bajón.
Domingo 14 de Octubre: Recorro el pueblo y escucho a la gente del lugar. Pego onda con los dueños del hostel: una familia descendiente de aymaras que buscan fomentar el turismo en su pueblo, porque lentamente se está muriendo. Logro cocinarme un paquete de arroz que tenía tirado en la mochila, aprendí a cocinar! Excelente día, excelentes personas.
Lunes 15 de Octubre: El marido de la dueña, un viejo militante de izquierda, se ofrece a llevarme hasta Tilcara, ya que es taxista. No me cobra nada.
Llegada a Tilcara y búsqueda de hostels. El que me recomendó una arqueóloga en el Congreso está muy bueno y muy piola (gestionado por una antropóloga), pero $20 es caro para mí. Encuentro un hostel por $15 con desayuno incluido, “La albahaca”.

Recorro en solitario el Pukará de Tilcara. Cuando vuelvo, me encuentro con mi flamante compañero de hostel: Nahuel Bueno, 18 años, saxofonista. Por fin encuentro turistas copados!
Hablamos con el hijo del hostel y con “Chucky”, un verdadero personaje. Quedamos en ir al día siguiente a la Garganta del Diablo.
No ceno. No tengo plata.
Martes 16 de Octubre: Por la mañana emprendemos rumbo a la Garganta del Diablo, en el auto de Chucky: un Renault 12 que nadie sabía como funcionaba todavía. Nos bajamos y emprendemos 3 km de caminata. Llegamos.
Intento de almuerzo de arroz… fallido: muy duro. Cucky arma un jenga de piedra... increíblemente llega bastante alto. ¿En el camino de vuelta, pierdo la suela de mis zapatillas… ahora que hago?
Almuerzo en un comedor comunitario: entrada, plato principal, postre y bebida… por solo $8. Viva Jujuy!

Tarde: mates con Rosana, ginecóloga que viajaba para curarse de su depresión e intentos de suicidio. (Más tarde, se pondría de novia con “Chucky”; actualmente viven juntos en Tilcara, ella está haciendo su residencia en el hospital del pueblo). Conocemos a George y dos rosarinas.
Busco un zapatero urgente porque ando descalzo; un pibe de 15 años me arregla las zapatillas.
Noche: cena con todos en una peña, con Chucky, el hijo del dueño del hostel y Nahuel como músicos invitados. Rosana me paga una sopa… me siento una rata!